Los gatos son de las mascotas más comunes no solo en los hogares mexicanos, sino en el mundo, ya que son animales muy cariñosos, pero que a la vez son independientes.

Al igual que los humanos también sufren enfermedades, y te compartimos las más comunes, para que estés atento al comportamiento de tu felino.

Insuficiencia renal crónica:
consiste en la alteración en la función del riñón. Uno de los signos clínicos más frecuentes son que el gato bebe más agua de lo normal, adelgace o pierda el apetito. Desafortunadamente, esta enfermedad no tiene cura y es progresiva.

Diabetes mellitus:
los gatos también padecen diabetes comúnmente, al igual que los seres humanos. Se desarrolla principalmente en felinos con sobrepeso de más de siete años y que llevan una vida sedentaria. La ingesta excesiva de agua, aumento del apetito y de las micciones, puede ser un reflejo de que tu gatito tiene esta enfermedad. Un examen de sangre puede comprobarlo.

Infección por retrovirus:  la inmunodeficiencia felina (FIV) es una infección equivalente al VIH en humanos y se suele trasmitir a través de arañazos o mordeduras, también el virus de la leucemia (FelV) se transmite a través de la saliva, mordeduras, contacto con orina y heces que contengan el virus, etc. Estas enfermedades causan en el paciente un estado de inmunosupresión, por lo que tendrá más predisposición de padecer infecciones y neoplasias. Actualmente no existe tratamiento curativo para la infección por retrovirus.


Artículo creado con información de anicura.es.